Bolivia

English Version

 

RESTITUCIÓN AL DERECHO DE   VIVIR EN   FAMILIA Y COMUNIDAD

 

FAMILIAS SUSTITUTAS TRANSITORIAS

 

Mirtha Lavayén

Directora Infante

INFANTE.

Av. Simón Lopez No. 1647

Zona Condebamba

Casilla 864

Teléfono fax : (591) 4-4288789 - (591) 4-4310211

Email: infante@supernet.com.bo

www.supernet.com.bo/infante

Analizar el contexto situacional de   la niñez   y adolescencia en Bolivia, denota significación por tratarse de una población mayoritaria, según el Censo 2001, Bolivia tiene 8.274.325 habitantes, el 47.24% son niños, niñas y adolescentes menores de 18 años. Existen 1.529.689 niños y niñas con edades comprendidas entre los 0 y 6 años, de los cuales la gran mayoría se encuentra en riesgo respecto a la vulnerabilidad de sus derechos. Esta población vive en zonas rurales y peri-urbanas, donde la indigencia y la pobreza causan bajo desarrollo físico, mental y cognoscitivo. A pesar de esta   importante composición demográfica, la niñez y adolescencia, no constituye   un sector de atención e inversión por parte del Estado, al revisar la historia de la infancia se puede constatar   como las   conductas adultas y decisiones Estatales para el cumplimiento de sus funciones   configuran    la exclusión histórica y socio cultural de la niñez y adolescencia

En Bolivia no existe aún la cultura de respeto de los derechos del niño y niña. En la práctica cotidiana, se percibe al niño y a la niña como un objeto de propiedad de los padres. Todavía buena parte de la población considera normal maltratar a los niños y niñas, las investigaciones indican que   8 de cada 10 niños y niñas son víctimas de alguna forma de maltrato,   generalmente acontece en espacios privados como es el hogar,   seguida de espacios públicos como es   la escuela y comunidad.

La infancia y las mujeres son los grupos más afectados por los altos niveles de pobreza del país. Según el Mapa de Pobreza 2002, unos 2.500.000 niños y unas 2.600.000 mujeres viven en condiciones de pobreza.

Según datos oficiales del ex viceministerio de la Niñez, Juventud y Tercera Edad da cuenta que alrededor de 18.000 niños, niñas y adolescentes se encuentran en hogares del Estado y privadas consolidando para la mayoría de ellos la pérdida definitiva del derecho a vivir en familia.                                                                                                             

 Los niños - niñas   son internados a estos hogares por causas diversas como la falta de recursos económicos, por ser víctimas de maltrato o abuso sexual, riesgos, abandono, desestructuración familiar, y/u orfandad. La mayoría de los hogares carecen de infraestructura adecuada, el personal no está capacitado para atender    necesidades, se presentan debilidades en los programas que deberían estar   orientados a otorgar atención integral   favoreciendo   al desarrollo de niños, niñas y adolescentes.

En este escenario la respuesta al abandono y   el maltrato infantil, se constituye en un   problema   social que debe enfrentarse con otras medidas de protección,   prevención   y    de fortalecimiento familiar,   que privilegie la familia y asegure   el ejercicio de derechos de sus miembros, aplicar tan solo   medidas de alejamiento familiar,   - en la mayoría de los casos definitivos -   integrando a niños y niñas a hogares donde permanecerán   hasta sus 18 años, es condenar    y negar   que ejerzan el derecho a la vida familiar y comunitaria.

Esta situación desventajosa para niños y niñas que se encuentran en el umbral del abandono por diversas causas y en riesgos de   maltrato   en sus diferentes   formas,   fue   el   motivo de atención para que la fundadora de INFANTE, la religiosa Gerardine Kline,    identificará   una alternativa de protección,   que vele "el interés superior del niño y niña",    privilegiando   el   espacio "natural familiar"   donde tengan seguridad, cuidados personalizados,   afecto, en definitiva reciban una   atención integral y    sean considerados como "sujetos de derechos".

La propuesta   visualizada se   concretiza instalando un programa de acogimiento de niños y niñas   en "FAMILIAS SUSTITUTAS TRANSITORIAS", programa que se inicia en el año 1989 , en la ciudad de Cochabamba - Bolivia ,   a cargo de INFANTE - Promoción Integral de la Mujer y la Infancia -   organización civil sin fines de   lucro, que asume la responsabilidad de implementar este programa singular en el país, precautelando el ejercicio de derechos de niños y niñas en situaciones de alto riesgo social.

La metodología    construida a lo largo de   17   años, se constituye   en una alternativa de protección y atención personalizada   a la infancia que se encuentra en   situaciones de abandono, maltrato y riesgos.

El programa aporta a otorgar una concepción pragmática de valoración a la infancia;   no solo es importante reconocer los derechos de niños y niñas, sino actuar y exigir para que los mismos sean atendidos y   asegurados al interior de su propia familia y /o restituidos cuando han sido vulnerados. Cuando la familia de origen esta imposibilitada de proteger temporalmente a   sus   miembros mas pequeños,   o más bien, cuando el entorno familiar   es el escenario donde acontecen mayores riesgos y vulneración   a sus   derechos,   la mejor respuesta para velar por el interés superior del niño - niña,   será facilitar que continué su socialización y proceso de desarrollo   en otro ambiente familiar, restituyendo con esta medida su derecho a vivir en familia, protección y seguridad.

Esta alternativa humana e integral, establece   la integración a familias sustitutas   de niños y niñas en   su   primera infancia, debido   que en este ciclo de vida el cerebro del niño - niña esta predispuesto a recibir y grabar pautas educativas positivas y desarrollar su mente   y cuerpo para   construir   relaciones humanas basadas en el respeto, tolerancia,   igualdad, responsabilidad, etc.

Entonces al programa se   refieren   a niños y niñas en situaciones de abandono, maltrato o imposibilidad temporal de sus familias, enviados por organizaciones públicas y privadas.

  El perfil de ingreso de los niños y niñas al programa de Familias Sustitutas Transitorias presenta   evidentes transgresiones a sus derechos, la mayoría de ellos y ellas provienen de familias inestables con múltiples problemas sociales, no cuentan con documentos de filiación, demuestran   malas condiciones de salud en general, niveles de desnutrición, angustia, faltos de afecto, baja autoestima, agresividad, aislamiento, apatía, llantos angustiosos, enfermedades respiratorias e intestinales, y otros rasgos que develan los riesgos a los que estuvieron expuestos.   Sin embargo, también se integran niños - niñas que pese a las condiciones de vida adversas cuentan y desarrollan   recursos propios, aptitudes y   habilidades    para superar toda adversidad, es su capacidad de resiliencia lo que les permite recuperarse con el complemento de un ambiente familiar apropiado, fortalecidos por la seguridad que reciben, el afecto, la relación de aceptación de figuras significativas para el niño - niña.

Como se observará, la responsabilidad de atención, recuperación y   revertir estas condiciones adversas se   delega a la familia sustituta que acoge al niño- niña,   no solo debe   ocuparse de su salud física, sino afectiva, emocional, psicológica, socialización   educación, recreación, etc.. En breve tiempo los niños y niñas   demuestran una rápida recuperación,   partiendo primero de una rápida integración, por la acogida cálida que le brinda la familia, constituyéndose en el centro de la atención de todos los miembros de la familia y de satisfacer sus necesidades materiales y afectivas, paralelamente se inicia un proceso de reflexión y apoyo psico social   con las familias de origen iniciando intervenciones sistémicas que aporten en la reversión del o los problemas que fueron motivo para el alejamiento temporal del niño - niña, perfilándose en breves meses la reinserción familiar.

De los niños - niñas que se ha confirmado el abandono, se constituyen en sujetos de adopción, promoviendo su integración en familias sustitutas adoptivas nacionales, proceso legal que asegura la restitución del   derecho de a vivir en familia.       

Este modelo se ha convertido en una verdadera alternativa de restitución del derecho a la vida familiar, desde inicio del programa más de 1.000 niños y niñas entre 0 a 7 años de edad han formado parte del programa ,   habiéndose definido de por vida su convivencia familiar, sea retornando en mejores condiciones con sus familias de origen o evaluando su integración a   familias adoptivas nacionales,   solo en casos extremos que responde a porcentajes mínimos tuvieron que ser   referidos para su institucionalización.

El éxito del programa esta determinado por la selección   cuidadosa de las   "Familias Sustitutas Transitorias" ,   que   tendrán   características humanas muy especiales y predispuestas a asumir roles   y construir condiciones que faciliten   la recuperación del niño - niña,.

Algunas de las condiciones inherentes a las familias sustitutas transitorias   las presentamos a continuación:

 

•  Capacidad de brindar un espacio familiar "natural", en su   interior sus miembros sostienen relaciones interpersonales basadas en el respeto, la consideración, solidaridad, y un ambiente   "emocional estable", condiciones   favorables para acoger   cálidamente a un niño, niña que atraviesa por circunstancias inciertas y/o abandono, otorgarle una atención integral   e integrarlo como un   "hijo" o "hija" mas de la familia.

•     Desarrollan   capacidades, potencialidades y recursos que van dando respuestas integrales    de una manera humana, sensible y óptima    a los problemas de los niños -   niñas integrados a sus hogares en particular

•    Las Familias Sustitutas, en su entorno comunitario,   empiezan a desarrollar algunas acciones de promoción de los derechos de la niñez y prevención del maltrato y abandono infantil, muchas de ellas se constituyen en referentes para que la comunidad denuncie maltrato y otros riesgos, interviniendo con las familias de origen oportunamente,   son entonces las mismas familias que amplían la solidaridad del barrio, zona o comunidad para priorizar la atención a la infancia de manera colectiva y sensibilizar en la co responsabilidad de su protección y bienestar.

•  La integración   y participación del niño - niña en espacios de interacción comunitaria y ámbito social de la familia sustituta.

•  Capacidad de interactuar con la familia de origen, aportando con pautas educativas, de trato, afecto y otros para con el niño - niña,   acompañando en el proceso de retorno del este a su hogar de origen.

El sustente legal del programa se basa en los principios del la Convención sobre los derechos del niño que reconoce que,   el niño para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión. Considera que el niño debe estar plenamente preparado para una vida independiente en sociedad y ser educado en el espíritu de los ideales proclamados en la carta de las NNUU. Reconoce que los NNA, para desarrollarse necesitan de una familia, un ambiente de felicidad, amor y comprensión y ser educado en los ideales de espíritu, paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad.

La convención denomina "EL INTERES SUPERIOR DEL NIÑO", por que todas las acciones que se realicen deben tener el objetivo principal de buscar el desarrollo integral del niño.

Bolivia fue el octavo país en ratificar la Convención Internacional sobre los derechos del Niño, mediante ley 1152 del 24 de marzo de 1990.

En la legislación boliviana el Código del Niño,. Niña y adolescente bajo ley No. 2026, reza en   el titulo II, el derecho a la convivencia familiar y comunitaria , hace mención al concepto de familia   sustituta , que se efectiviza mediante la guarda, tutela o adopción,   determinaciones que es de competencia del Juez de la Niñez y Adolescencia.

El proceso que ha seguido el programas de Familia Sustituta, la construcción de una metodología enriquecida y validada, los resultados obtenidos con los principales actores que son los niños y niñas participantes del programa, la solidaridad social de las familias, equipos interdisciplinarios comprometidos con la niñez   del país y una visión institucional que defiende y promueve los derechos humanos y contribuye a la restitución de derechos vulnerados, se constituyen en un aporte para que el Estado, diseñe y   establezca como política pública de protección a la niñez.

En el mes de Diciembre/05, mediante Resolución Ministerial NO. 530,/05, El   Estado Boliviano, determina   como política pública la implementación de programas de protección a la infancia en situaciones de riesgos y abandono integrándolos /as a familias sustitutas , como el mejor programa que restituye el derecho de niños y niñas   a vivir en familia y comunidad.

Para el inicio de este proceso se reconoce a INFANTE como la institución experta en el tema, para que se constituya en capacitadores a equipos interdisciplinarios y asesorar el proceso de implementación del modelo de protección como es la Familia Sustituta.

 

"Nadie puede dar lo que no tiene, ni enseñar lo que no aprendió, el niño que   no recibe amor desde pequeño, difícilmente podrá darlo de grande"

INFANTE.

Av. Simón Lopez No. 1647

Zona Condebamba

Casilla 864

Teléfono fax : (591) 4-4288789 - (591) 4-4310211

Email: infante@supernet.com.bo

www.supernet.com.bo/infante